ACTUALIDAD

COAG Y CERES PIDEN AL GOBIERNO UNA “ESTRATEGIA DE EMPODERAMIENTO DE LA MUJER RURAL”

– Debería aglutinar todas las acciones dispersas que se han puesto en marcha para favorecer la igualdad en el medio rural, definiendo objetivos e indicadores con perspectiva de género para cada una de las políticas.

– En ese sentido, es necesario abordar el desarrollo efectivo de la Ley de Titularidad compartida de la Explotaciones Agrarias, una nueva Política Agraria Común (PAC) con perspectiva de género y medidas de apoyo económico y social para las mujeres que viven y trabaja en el mundo rural.

 

Madrid, 15 de octubre de 2018. Con motivo del Día de la Mujer Rural, el Área de la Mujer de COAG y la Confederación de Asociaciones de Mujeres del Medio Rural (CERES) han pedido al Gobierno el desarrollo de una Estrategia de Empoderamiento de la Mujer Rural que aglutine todas las acciones dispersas que se han puesto en marcha para favorecer la igualdad en el medio rural, definiendo objetivos e indicadores con perspectiva de género para cada una de las políticas. “La contribución de las mujeres al desarrollo local y comunitario es significativa, pero las mujeres rurales somos una minoría en la toma de decisiones y la planificación, particularmente en el sector agrario. El Gobierno debe ir más allá de medidas concretas que respondan a las necesidades del día a día. Debe incidir en las cuestiones de fondo para eliminar los roles de género establecidos históricamente para los hombres y mujeres que viven y trabajan en el medio rural”, ha apuntado Inmaculada Idañez, Presidenta de CERES.

En este sentido, el Ministerio de Agricultura debe liderar una ofensiva a corto y medio plazo para que iniciativas como Ley de Titularidad Compartida de las Explotaciones Agrarias o la nueva Política Agraria Común (PAC) post-2020, respondan en fondo y forma a las necesidades de las mujeres rurales. Respecto a la primera, desde el Área de la Mujer de COAG y CERES, se ha pedido al MAPA un mayor esfuerzo formativo e informativo para que los beneficios de la Titularidad Compartida lleguen a todos los rincones de nuestro medio rural. “El gran problema de agricultoras y ganaderas es que siempre se ha entendido que su aportación al negocio familiar es una “ayuda”. Gobierno y CC.AA. deben trabajar para que esa “ayuda” lleve asociados unos derechos económicos y sociales propios (alta a la Seguridad Social, acceso a prestaciones por las bajas por maternidad y jubilación, etc…) Por ahí se empieza a construir el verdadero empoderamiento de la mujer rural”, ha subrayado Idañez.

Asimismo, es vital que la nueva Política Agraria Común (PAC) post 2020, en este momento en proceso de negociación, sea la primera PAC con perspectiva de género. “Las mujeres gestionamos el 30% de las explotaciones agrarias de la UE pero sólo somos propietarias del 12% de la tierra, frente al 61% controlada por hombres. En ningún apartado, ni tan siquiera en el capítulo de Desarrollo Rural, se habla específicamente de medidas orientadas a facilitar e impulsar el papel de la mujer en la agricultura europea. Integrar la perspectiva de género podría hacerse desde la exigencia de personal técnico experto en igualdad para los asesoramientos en desarrollo rural, por ejemplo. Es una especie “despotismo ilustrado de Bruselas”: todo para las mujeres pero sin las mujeres. Es algo que en pleno siglo XXI no podemos tolerar“, ha lamentado la responsable del Área de la Mujer de COAG.

 

BOLETÍN DE TITULARIDAD COMPARTIDA, publicación trimestral correspondiente al mes de Septiembre de 2018

Descargar en el siguiente enlace:

https://www.mapama.gob.es/es/desarrollo-rural/temas/igualdad_genero_y_des_sostenible/boletin_titularidad_compartida_3_tcm30-481404.pdf

“Más Europa, mejor Europa: por una agricultura social y profesional, por una agricultura con agricultores/as”

Con este lema hemos asistido los días23 y 24 de mayo a unas jornadas de encuentro con europarlamentarios y personal de la Comisión Europea en Bruselas. CERES y su presidenta que es la cabeza visible del Área de Mujeres de la organización agraria COAG, Inmaculada Idáñez,  ha tenido la oportunidad de intervenir y poner la perspectiva de género donde no la encontramos.

La PAC para el futuro que plantea la Comisión Europea sigue sin hablar de modelos sociales y profesionales de agricultura con personas al frente. Elude La importancia de quienes somos capaces de construir un modelo de alimentación fundamentado en el respeto al medio ambiente y la biodiversidad, un modelo donde las personas que trabajan la tierra lo hacen también para el mantenimiento del medio rural. Se habla de hectáreas, de métodos de cultivo y de estructura de las explotaciones, donde no se evalúa en positivo el número de personas activas que trabajan en las mismas y no se hace mención alguna a la posibilidad de incluir subprogramas de género como sí aparecía en el reglamento FEADER del actual periodo. No se habla de la valía extra que tiene en el territorio el empleo para las mujeres y las inversiones en explotaciones de mano de mujeres. “Es fundamental que las ayudas de la Política Agraria Común y las estadísticas estudien quién realiza los distintos trabajos en las explotaciones agrarias apostando por incentivar a las explotaciones que cuentan con mujeres”, afirma Inmaculada Idáñez.

Desde CERES queremos destacar la necesidad de incorporar legislación que contemple las diversas actividades que realizan las mujeres otorgándoles derechos jurídicos, sociales y económicos trabajando en esas actividades dentro de la misma explotación. No existen datos cruzados sobre la dimensión social y el trabajo que se entiende, están realizando muchas mujeres en las explotaciones tanto a pie de campo como en el ámbito administrativo. Si bien desde las instituciones se habla de una PAC con sostenibilidad económica, medioambiental y social, es necesario visibilizar la cuestión del género en esta última área.

La PAC DE 2020 quiere fortalecer el tejido socioeconómico de las zonas rurales, pero obvia hablar y estudiar soluciones para uno de los principales problemas: la masculinización que está siendo una de las claves para el despoblamiento. Desde el área de mujeres se considera fundamental la estructuración de todas las medidas necesarias para promover el relevo generacional y el traspaso de explotaciones de personas mayores hacia la juventud, con medidas para promover la entrada en la profesión agraria a mujeres más allá de las edades jóvenes, que podrían encontrar en el campo una profesión en condiciones dignas.

“La PAC debe ser el instrumento que vertebre una agricultura y ganadería modernas y diversas y no una estructura económica que perpetúe modelos patriarcales”, asegura Idáñez.

 

 

CERES apoya las movilizaciones por unos presupuestos en el Estado que no se rían de la violencia que padecemos las mujeres.

CLICK AQUÍ PARA DESCARGAR MANIFIESTO (PDF)

Una agricultora almeriense defiende los derechos de las mujeres rurales en la ONU.

Del 13 al 18 de marzo, Inmaculada Idáñez, responsable del Área de la Mujer de COAG y Presidenta de CERES, participa en Nueva York en el encuentro anual de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW) de las Naciones Unidas. En la presente edición el tema central gira en torno al “empoderamiento de las mujeres rurales y las niñas”.

Leer más ...